Durante los últimos años, los reflectores han volteado a mirar en gran medida las demandas que existen entre los nuevos generadores de tecnología.

Las demandas por violación a derechos de propiedad industrial y específicamente las que tienen que ver con patentes, han ido en incremento luego de que la gran mayoría de las compañías desarrolladores de tecnología, basen su producción en sistemas creados con antelación y registrados.

Esto se debe principalmente a que el derecho o los derechos que se poseen sobre una patente, son de carácter exclusivo; es decir que, quien sea el titular o inventor de la patente será la única persona facultada para usarla, explotarla y darle el uso de la manera que mejor le parezca o convenga.

MarcasSmartphones

El titular o inventor puede transferir o licenciar estos derechos de propiedad industrial a un tercero para que pueda utilizar su patente; sin embargo, al no existir el consentimiento expreso del titular o inventor para que alguien más utilice la patente, el tercero que la utiliza cae en la ilegalidad. Siendo así candidato a ser demandado.

Así es como consorcios como Apple, Microsoft, Samsung, Huawei, Nokia y otros desarrolladores de tecnología se demandan entre sí, pues al pertenecer a la “misma rama inventiva”, es común que sea utilizada tecnología ya existente patentada que da pié a la creación de nuevos mecanismos, que, a pesar de ser realmente novedosos, utilizan tecnología y procedimientos ya patentados.

Para lograr comparar y saber a ciencia cierta que existe una violación, o un uso no autorizado de patentes, se debe realizar un minucioso estudio sobre las técnicas utilizadas, la forma en que funciona la invención y el momento exacto del uso, donde se da la característica inventiva de la patente.

marcas2

En México el título y los derechos sobre una invención novedosa, es de 20 años, durante los cuales el titular decidirá sobre ella, a su discreción.

Es evidente que las demandas continuarán, pues todas estas compañías creerán, algunas veces de manera errónea y otras no, que su patente ha sido utilizada sin contar con su autorización.