Los llamados “Influencers” son personas que tienen cierta credibilidad y atracción en diversas plataformas digitales, y son capaces de movilizar grandes masas, pues su presencia repercute en el público consumidor de ciertas marcas, productos o servicios.

En la actualidad estos personajes han ayudado al marketing primeramente digital, pues muchos de ellos han surgido de internet, y son relativamente recientes, y a pesar de tener un “look” desaliñado, o mejor dicho informal, no se debe confundir con el trabajo que deben realizar.

Nos enfocaremos a platicar sobre un influenciador que inicia una relación de promoción, publicidad etc. con una marca, empresa o producto. Como primer punto debe hacerse una selección del más apto, o del personaje que más encaje con el producto o servicio sobre el cual va a influir, una vez tenido esto, las negociaciones y límites deben establecerse a través de un contrato, para mayor seguridad y seriedad.

AdobeStock_95547793-1200x675

Este contrato de prestación de servicios, pues realmente es lo que hará: prestar sus servicios profesionales, deberá enfocarse a los principales límites que se deben establecer, como son: la manera en que se ha de comunicar con el público. La aportación que hará a la campaña, es decir, si se dedica a hacer videos (duración de los videos, y continuidad), “Twittear”, subir fotos, hacer “Vine”, sketches, y pedirle justamente lo que más lo caracteriza. Y desde luego la duración.

En pocas palabras, dejar en los términos más claros posibles la relación que se inicia.

Es también muy recomendable que se establezca la forma de pago, las cantidades y todo esto, como en todo contrato que tenga una remuneración. Como blindaje a la empresa o marca que contrate con el influencer, es indispensable agregar cláusulas que supongan un término prematuro. Por ejemplo, en el momento en que el prestador de servicios se desvié de la campaña, o la promocione en eventos, lugares o situaciones que desprestigien o dañen la imagen del contratante, del producto o de la marca.

influencer

Quizás el contratar a un modelo de publicidad tan reciente como lo son los influencres, pueda confundir al contratante o al mismo contratado; pero sin importar esto, ambos tendrán consecuencias legales si no se respetan los términos que se establecerán en dicho contrato, es por ello que es indispensable que la relación quede asentada en uno muy bien elaborado.

Y con respecto al contenido que el influencer compartirá en las plataformas digitales que también deberán señalarse en el contrato, tenemos algunas recomendaciones: estar consientes de que todo este contenido será original, o bien entender quién lo elaborará, si la marca o el influencer. si se trata de este segundo, es pertinente exigir tener acceso a dicho contenido antes de que inicie su difusión. Indicar el objetivo de la contratación o de la campaña.

Y sobre todo no casarse con únicamente uno de estos prestadores de servicios, pues la marca o el producto comenzará a relacionarse con éstos aún cuando las campañas ya sean distintas.

El punto más importante: La propiedad intelectual, ambas partes aportarán creaciones intelectuales, y que estarán protegidas por derechos de propiedad industrial o derechos de autor. Este punto es sin duda crucial, pues el contenido creado y difundido deberá incluirse en la parte del contrato que establezca estos puntos: el titular del contenido, los medios de explotación, el tiempo de explotación, lo que sucederá con éste al término de la campaña. Indicar que la marca solamente es para uso de la campaña, etc.

SM1

Aunque dudamos que a uno de estos profesionistas les interese crearse mala fama con una marca, los descuidos suelen ocurrir y terminar en cuestiones que ni el contratante ni el contratado pretendan, y afortunada o desafortunadamente las responsabilidades existen sin importar si es con o sin intención.

Como puedes notar, son muchos los puntos a considerar si pretendes iniciar una relación comercial de este tipo, por ello es muy importante que cuentes con un asesor y desde luego con un buen abogado que conozca el tema.