Todos conocemos o al menos hemos oído hablar de Sony Music, Warner, Columbia, quienes son productoras de obras musicales o audiovisuales.

La legislación de los derechos de autor les reconocen algunas prerrogativas sobre los productos en los cuales invierten, así es como son dueñas de las grabaciones de canciones, películas, etcétera. Cuestión que sin duda deja en desventaja a los creadores reales de la obra.

Sin embargo, últimamente hemos escuchado que artistas buscan ser independientes, cuestión que es difícil, ya que no tienen los medios económicos suficientes para promocionarse en el mundo musical; pero no deja de ser lo más recomendable.

productora

Comenzaremos por decir qué es un productor. Es aquel que fija por primera vez los sonidos de una ejecución u otros sonidos o la representación digital de los mismos y es responsable de la edición, reproducción y publicación de fonogramas. Un fonograma es toda fijación, exclusivamente sonora, de los sonidos de una interpretación, ejecución o de otros sonidos.

Así es como los productores al realizar estas acciones, tienen derecho a prohibir ciertos usos, así como a autorizar tantos otros:

  • I. La reproducción directa o indirecta, total o parcial de sus fonogramas, así como la explotación directa o indirecta de los mismos;
  • II. La importación de copias del fonograma hechas sin la autorización del productor;
  • III. La distribución pública del original y de cada ejemplar del fonograma mediante venta u otra manera incluyendo su distribución a través de señales o emisiones;
  • IV. La adaptación o transformación del fonograma, y
  • El arrendamiento comercial del original o de una copia del fonograma, aún después de la venta del mismo, siempre y cuando no se lo hubieren reservado los autores o los titulares de los derechos patrimoniales.

audio-04

Otro derecho inembargable e irrenunciable que poseen es el de percibir una ganancia por el uso y explotación de sus grabaciones que busquen un lucro directo. Así es como son “dueños” prácticamente de la totalidad de la obra, de los derechos de autor y de los derechos conexos.

Los derechos de los productores serán reconocidos por un periodo de 75 años, contados a partir de que dicha fijación se realice.

Es sumamente importante conocer que una vez que las grabaciones sean puestas a disposición en el comercio, ni los artistas intérpretes o ejecutantes, ni los productores de fonogramas podrán oponerse a su comunicación directa al público, esto considerando que si algún tercero pretende hacer uso de la grabación, deberá cumplir con el pago correspondiente.

Musics-Big-3

Como puedes notar, el uso y explotación de la grabación involucra de manera directa a la productora, ya que es imposible hacer uso de una canción sin la participación de estos gigantes de la industria, a menos que se trate de una interpretación en vivo, donde la cuestión cambia. Esta es la razón principal por la que los artistas buscan dejar fuera a las productoras.

Los artistas han dado cuenta de todo esto, y aunque el ideal es producir de manera independiente, pocos se atreven. Los casos que resultan tener éxito trata de bandas que ya cuentan con una trayectoria reconocida.

Creemos que es cuestión de tiempo para que éstas compañías vayan perdiendo fuerza y protagonismo en la industria.