El contrato de edición es aquel que mediante el cual el autor de una obra artística celebra con otra persona llamada editor, con el propósito de que éste último la reproduzca, la distribuya o la venda.

Para que un contrato de este tipo sea totalmente válido debe contar con características especificas.

Una de las prohibiciones que tiene los editores es la de no abreviar, adicionar, suprimir o cualquier otra modificación a la obra sin autorización del autor. Es por ello que el autor poseerá en todo tiempo el derecho de realizar correcciones, enmiendas, adiciones o mejoras.

firma_contrato_cPixmac-300x199

Los elementos mínimos que un contrato de este tipo debe contener son los siguientes:

  1. El número de ediciones o, en su caso, reimpresiones, que comprende;
  2. La cantidad de ejemplares de que conste cada edición;
  3.  Si la entrega del material es o no en exclusiva, y

La remuneración que deba percibir el autor o el titular de los derechos patrimoniales.

Los gastos que se requieran para la realización de la o las ediciones correrán por cuenta del mismo editor, amenos que por común acuerdo las partes pacten algo distinto.

237.-Contrato-editorial

Así también, cuando el editor haya hecho la primera edición de alguna obra, tendrá el derecho de preferencia a fin de realizar una nueva.

Las obligaciones que corren a cuenta del autor al celebrar este tipo de acuerdo de voluntades, son:

  1. Entregar al editor la obra en los términos y condiciones contenidos en el contrato, y
  2. Responder ante el editor de la autoría y originalidad de la obra, así como del ejercicio pacífico de los derechos que le hubiera transmitido

Las ediciones que se realicen, deberán contener en todo tiempo: nombre o denominación social del editor, fecha de edición, Número ordinal que corresponde a la edición o reimpresión, Número Internacional Normalizado del Libro (ISBN).

Establecer la cantidad de ediciones que se realizarán es un punto que se acordará de común acuerdo.