En estos días se hizo pública la nueva invención que pretende Google.

No se trata de ningún pasaje de las películas futuristas que conocemos, sino de lo que en este tiempo ya podremos disfrutar o padecer.

La patente que busca registro es un dispositivo que se conforma de dos elementos que serán inyectados directamente en el ojo; una busca la concentración de la luz sobre la retina; el otro el almacenamiento, sensores, batería, etc. Ambos con el propósito de mejorar la visión.

media

Según la descripción, este dispositivo se trata de un fluido que se inyectaría en el ojo, para adecuarse y adherirse al globo ocular, después de volverse sólido y siendo parte permanente del mismo.

Por la descripción podemos imaginar que se trata de un pequeño ordenador, ya que la parte de almacenamiento funcionará como una antena diminuta y que se alimentará a través de la captación de radiofrecuencias y distintas ondas.

Las críticas no se han hecho esperar, muchos suponen que será un modo de perjudicar en cierto modo la visión de quien decida utilizarlos; mientras que otros afirman que se trata de una manera para poder llegar a tener “superpoderes”.

Desconocemos aún si será explotada comercialmente, pero al menos nos ayuda a comprender la dirección que está tomando el avance tecnológico en este sector.