Todos conocemos el uso promocional del que es objeto la imagen de algunas personas.

La publicidad de los distintos prestadores servicios u ofertadores de productos, donde es utilizada la imagen de alguna persona famosa o no para darle mayor realidad al consumo es algo totalmente habitual, sin embargo se desconocen algunos aspectos.

El uso de imagen está protegido por normas jurídicas, tanto que existen contratos donde el personaje autoriza que su imagen, y/o figura, sea utilizada y así perciba una ganancia económica.

Industria-Licorera-de-Caldas

Este caso lo conoce bien una joven universitaria en Colombia llamada Ana Giselle Salazar, de quien su imagen fue utilizada en las famosas vallas publicitarias, donde se promueve el consumo de un aguardiente llamado CRISTAL, de la Industria Licorera de Caldas de origen colombiano.

Por ello fueron a juicio, y después de que el Consejo de Estado argumentara que:

“Aunque para la Sala no deja de ser desconocido que existe una diferencia entre una modelo profesional y una persona que no lo es, el que una persona no sea modelo profesional no implica que su imagen no tenga ningún valor cuando es utilizada para fines comerciales y lucrativos”

cristal

La Industria Licorera de Caldas (ILC) responsable de este uso, ha sido condenada al pago de 15 millones de pesos (colombianos), aproximadamente. Además recibirá el dinero que un perito en temas publicitarios estime se paga en agencias de publicidad en promedio, a personas que participan en ese tipo de campañas.

Para llegar a esta resolución, como punto de comparación, el tribunal se refirió a un contrato que la misma industria firmó con la modelo Claudia Bahamón, en el cual ella sí recibe una contraprestación.

claudia-bahamon-punto-blanco-2

Pero esto no es todo, la magistrada en turno Stella Conto, confirmó que el fotógrafo que capturó la imagen de la universitaria deberá pagar el 50% del valor que la compañía demandada está obligada a cubrir como indemnización a Ana Giselle Salazar, ya que es su responsabilidad asegurarse de tener los permisos de uso de imagen.

Ahora ya lo sabes,  si utilizan tu imagen sin autorización, hay procesos judiciales que se pueden iniciar.