Hemos sido testigos de las reclamaciones que en el mundo de la música se suscitan por violar derechos de autorales.

Hay manera en las que podemos prevenir ser acreedores de una reclamación de este tipo, y es más sencilla de lo que parece.

Un “cover” o una canción versionada o una versión, es la nueva interpretación de una canción grabada previamente por otro artista.

Todos conocemos infinidad de canciones que son interpretadas en algún tiempo por un artista, y que después de tener o no el éxito deseado y haber sido explotada hasta el cansancio; se realiza con otro y otro y otro intérprete diferente; claro después de algunos años. Todos ellos deberán obtener autorizaciones del autor principal.

Interpretacion

Hay distintas maneras en las que se puede realizar una nueva versión de cualquier canción, conociendo esto es que buscaremos las autorizaciones que se necesitan: Licencias de uso.

  • Por un lado está la versión en la que lo único que cambiará será la interpretación, es decir que se mantienen letra y música originales. En este caso debemos contar con autorizaciones de los autores de la lírica y de la composición musical, así es como evitaremos cualquier reclamo posterior.
  • Está también la versión en la que solamente se utiliza la letra del tema, la composición musical es nueva y por tanto el ritmo; para lograr realizar un trabajo así, se necesita únicamente la autorización del autor de la letra.
  • Hay otra más, y se trata de una licencia un poco más complicada de obtener; es cuando el nuevo interprete intenta modificar un poco la canción, pues en el nuevo ritmo se incluyen mejor algunas otras palabras, de igual manera se consultará al autor, pero ahora no solamente para que autorice el uso de la letra de su canción, sino para que de igual manera acepte que la letra será modificada solamente para esta nueva interpretación.

covers

Todas estas licencias o autorizaciones se deberán apegar a las leyes protectoras del derecho de autor, por lo que el autor deberá recibir un pago por expedirla.

Para la obtención de cualquiera de ellas es necesario saber quién o quiénes son los autores, y muchas veces encontrarlos es complicado pues la gestión individual de los derechos es casi imposible; por ello existen las Sociedades de Gestión Colectiva. Estas sociedades se encargan de gestionar los derechos patrimoniales de los autores, y derechos conexos, siempre que estén adscritos a su catálogo; actúan en representación de ellos o de los titulares de dichos derechos.

A través de ellos es que se realizan las negociaciones, así es como se logra saber si nos autorizan o no la utilización de cualquier canción para determinado uso.