Hace algunos meses la canta-autora británica Adele, se opuso de manera rotunda al uso del que sus canciones eran objeto.

Así es como los legendarios “The Rolling Stones”, se sumaron para prohibir el uso de sus canciones en eventos con fines políticos que el precandidato a la presidencia de los EE.UU, Donal Trump encabeza.

Recientemente, en la campaña del político se escuchó la canción Start Me Up, y por lo que vemos los autores no están de acuerdo en ello, exigiendo no sean utilizados más, pues prefieren no vincularse ni a la campaña ni a Trump.

inter-donaldtrump-veto-televisoras

Esto no sería problema si se contaran con las autorizaciones que legitimaran su uso; sin embargo, un representante del grupo dijo que:

“The Rolling Stones” nunca han dado su permiso a la campaña de Donald Trump para usar sus canciones”.

De acuerdo con la información de The New Yorker, en sus eventos también han sonado, al menos, ’You Can’t Always Get What You Want’, ’Sympathy For The Devil’ y ’Brown Sugar’.

Neil_Young_in_Nottingham_2009_(k)

El uso de la grabación de temas musicales, es autorizado a través de una licencia que en la mayoría de las ocasiones son derechos que posee y licencia la disquera; pero pueden existir cláusulas en las que, a pesar de que la compañía discográfica autorice el uso, si el autor no está de acuerdo, quedará sin efectos la autorización otorgada.

Artistas como la antes mencionada, Adele, también el vocalista de Aerosmith, Steven Tyler y Neil Young, han logrado que el magnate deje de utilizar sus obras musicales.