Hoy que la magia ablanda los corazones de algunos adultos y por minutos recuerdan que no hace mucho tiempo las cosas más simples tenían más valor que los objetos materiales que ahora forjan su vivir, festejemos de la mano de El Principito.

El 1 de enero de cada año, la fundación Open Knowledge en su portal publicdomainreviw.org celebra el día del dominio público, enlistando todas las obras literarias que ha fenecido su derecho de autor.

Una obra se vuelve al dominio publico años después de la muerte del autor.
En gran parte del mundo, después de 70 años posteriores a la muerte del autor, pero en México es a los 100 años.

Debido a tal expiración de los derechos de autor, la obra pasa a ser de dominio público y así esta pude ser reproducida sin infringir ley alguna.

Pero no siempre que se cumple el plazo estipulado, hace que las obras pasen a manos del dominio público, también hay que conocer quién fue el autor, en qué régimen fue creada la obra, si es colectiva o en colaboración, cuándo murió el creador, nacionalidad y que ley regia en ese momento.

planet

Puede que El Principito sea ya del dominio público pero según Norma Rojas, titular del Órgano Interno de Control en el Fondo de Cultura Económica, dice que se mantiene la protección de la obra a pesar de que esta sea internacional, puesto que la finalidad de la ley es salvaguardar los derechos del autor.

Así en gran parte del mundo todos pueden ya tener acceso a El Principito sin tener que desembolsar peso alguno, mas no así con los dibujos de la obra, los cuales han sido registrados por los sobrinos del autor un año antes de que pasaran a ser parte del dominio público, con esto la rosa, el zorro, el planeta de Baobabs y el mismo principito ahora son marcas registradas y esto impide hacer uso de ellas para cualquiera que fuese la finalidad.

Y como bien dice el principito:

“Los adultos siempre necesitan explicaciones”

 principito