Muy esperado es el estreno de la película “El Principito”. Cinta basada en la obra literaria más famosa del escritor y aviador francés Antoine de Saint-Exupéry (1900–1944).

Pero en esta ocasión, más que tocar el tema respecto a su estreno y todo lo que sucederá, abordaremos el tema visto desde los derechos de autor.

Este tipo de trabajos es considerado por las leyes que protegen los Derechos de Autor como una obra derivada, que son aquellas que resulten de la adaptación, traducción u otra transformación de una obra primigenia, en este caso el libro en su idioma original.


Captura de pantalla 2015-11-13 a la(s) 14.56.17


Las adaptaciones, son cambios o cambio de “formato” de una obra, su modo de presentar al público es diferente. Y en este tema los derechos de Autor también regulan dichas modificaciones; una de ellas es que: para poder  para ser realizada deben obtenerse las licencias respectivas.

Esta obra audiovisual tendrá la protección de la ley en lo que tenga de original.

Para la realización de esta nueva obra cinematográfica, es necesario contar con la autorización de quien ostente los derechos Patrimoniales del escrito principal, que son aquellos derechos que facultan la explotación de la obra.

Como sabemos, esta película está basada totalmente en el libro que ya se mencionó; pero provoca curiosidad el hecho de que fuera hasta estas fechas que se realizara su estreno.



 
Aunque hay que considerar también otras curiosidades.

El autor de la obra literaria, falleció en al año de 1944, y dado que su obra se rige por las leyes francesas, entenderemos que la duración para la explotación de estos derechos tendrá una duración de 70 años que comenzarán a contarse a partir de su deceso.

Lo que quiere decir que esta obra, a partir del primero de Enero de este año, en teoría, tomó la cualidad de ser una Obra del Dominio Público. Aunque hay que considerar que el Estado Francés, ha prorrogado la duración de estos derechos a algunas obras que se publicaron poco antes o durante la segunda guerra mundial, con el fin de compensar los derechos que no se disfrutaron en estos periodos.

Y dado que la la publicación del libro “El Principito” se realizó en abril de 1943, podríamos considerar que le ha sido otorgada dicha prórroga.


Principito el zorro.20141209_0015_8



De esta forma se dan casos como el de Louis Pergaud, escritor francés reconocido por La guerra de los botones, que obtuvo dicha condecoración al morir durante una de las acometidas de la Primera Guerra Mundial, en 1915. Su obra no se liberó hasta el 2010, 95 años más tarde.

Y en concreto, esta obra audiovisual crea nuevos derechos y por ende una nueva y protección. Pues ahora existirán derechos respecto a la obra audiovisual.