No ha sido una buena temporada para Chelsea y Jose Mourinho tanto dentro, como fuera de las canchas. A los problemas y malos resultados deportivos se han sumado en los últimos meses los problemas legales para el cuadro londinense. Todo empezó en el famoso empate entre Chelsea y Swansea City cuando la doctora Eva Carneiro ingresó para atender a Eden Hazard, momento que causó la ira de Mourinho quien la llamó “hija de puta” y después en conferencia la criticó diciendo que “no tenía idea de fútbol” al atender a Hazard y dejar en inferioridad numérica a su equipo, diciendo que se equivocó ya que lo que sufría Hazard no ameritaba atención. Días después la separó del Primer Equipo y después el club la despidió.

La doctora interpuso una demanda legal por despido improcedente y por no haber acordado una indemnización. Hasta el 8 de noviembre hay tiempo para una mediación entre el club y Carneiro. El principal fundamento de los abogados es que Carneiro no cometió ninguna falta grave en su contrato por lo que el despido fue injustificado. Esta novela seguirá dando tela que cortar sin lugar a dudas.