David Beckham junto a Marcelo Claure y Simon Fuller son los encargados de llevar la creación y administración de la franquicia en Miami que tendrá presencia en la MLS. El jugador retirado declaró a medios ingleses que están muy cerca de concretar todo para que el equipo pueda diputar la liga a partir de 2018.

Beckham aseguró: “Estamos en una posición muy buena. Mejor que la que teníamos hace un año. No pensé que sería tan difícil negociar con el aspecto político de Miami. Pero ahora hemos encontrado un terreno donde queremos construir nuestro estadio. Tenemos que tener nuestro estadio terminado antes de poder entrar en la liga. Nuestro objetivo es 2018″.

El SpiceBoy no confirmó la locación del nuevo estadio, pero en base a lo que declaró ya tendrían algunas locaciones para poder comenzar lo antes posible la construcción del inmueble.