Mucho se hablado en los últimos días en los medios deportivos españoles sobre la solicitud de Luis Enrique a la dirigencia del FC Barcelona para contratar en el mercado invernal a un delantero. Diversos nombres se han barajado pero el favorito según los medios de información es el delantero del Celta, Nolito.

El problema es que si Barcelona desea sumar a Nolito o cualquier otro delantero deberá vender al menos a uno de sus hombres debido a que el equipo se encuentra cerca de alcanzar el límite salarial impuesto por la UEFA en el famoso Fair Play Financiero.

El cuadro culé tiene un máximo de 421 millones de euros y actualmente se encuentra en los 419. Por esa razón es que estaría obligado a vender, en caso de no hacerlo, la única forma en la que podría llegar algún nuevo jugador es en el caso de una cesión.