El basquetbolista Rex Chapman surgido en la Universidad de Kentucky y que luego despuntó en la NBA con Charlotte Hornets, Washington Bullets, Miami Heat y Phoenix Suns, donde incluso se erigió como el campeón de las clavadas en el All-Stars Game de 1991, fue sentenciado por una Corte de Arizona a pagar 750 horas de trabajo social, más el pago de 15 mil dólares, luego de que se le encontrara culpable por el robo a una Apple Store, todo esto bajo la influencia de pastillas que según admitió no recordaba nada del robo por estar fuertemente bajo la influencia de estas.

Chapman a lo largo de su carrera profesional logró embolsarse cerca de 22.1 millones de dólares, cifra que derrochó en sus constantes adicciones.