Parece que se acaban los infinitos periodos de reelección para la presidencia de la FIFA. Y es que el actual supervisor jefe del organismo, Domenico Scala, dijo que entre los puntos en el plan de reforma de los estatutos de la entidad, se evalúa como principal reforma un límite máximo de 3 mandatos de 4 años cada uno para el presidente en función de la institución máxima del futbol, además de la publicación de los honorarios de éste.

“El proceso de reforma de la FIFA es de un significado crucial para el futuro de la organización. Por eso debe hacerse de manera que haya una amplia discusión pública sobre las ideas de reforma” expresó Scala.

Parece que la transparencia por fin alcanzó la FIFA y cómo no, después del duro golpe que significó el FIFA Gate a la credibilidad del organismo, era lógico que este tipo de reformas tuvieran que hacerse si o si.