Tras abrir sedes administrativas en Nueva York y Hong Kong, el Barcelona sigue afianzando su estrategia de expansión global y tendría pensado nuevas oficinas en América y Asia. Esos destinos serían Sao Paulo en Brasil y Shanghai en China apoyados por un lado en el vínculo con Neymar y su padre como agente comercial y por el otro en explotar el fanatismo asiático por el cuadro Culé.

Según informa el portal Diario Gol, abrir su sede en Hong Kong significó para el Barcelona ingresos cercanos a los 10 millones de euros en patrocinios regionales.

En México por ejemplo, Barcelona tiene el acuerdo comercial con la cerveza Tecate.