Cuando recomiendo a mis amigos cineastas registrar sus obras, me preguntan siempre ¿Para que? La respuesta es muy sencilla…

Para poder comercializar una obra cinematográfica, como exhibición en salas, debe cumplir con la aprobación de la DIRECCIÓN GENERAL DE RADIO, TELEVISIÓN Y CINEMATOGRAFÍA (RTC).

tumblr_n2c8kqPZrM1rxi6vzo1_500

La RTC supervisa, clasifica y autoriza las películas que se van a exhibir en las salas cinematográficas de todo el país, así como de aquellas que saldrán a la venta y renta en formato video, DVD, blu ray u otros. También se encarga  de supervisar, clasificar y otorgar permisos de exhibición para las películas que formarán parte de los festivales y ciclos de cine nacionales.

Entonces resulta necesario tramitar el permiso ante la RTC, los productores recibirán autorización necesaria para que la película tenga una clasificación y pueda exhibirse de forma pública en una sala cinematográfica o en los lugares abiertos o cerrados. Pero para realizar éste trámite, deben cumplirse con ciertos requisito, uno de ellos, solicitar el Certificado de Obra ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor.

tumblr_mstenj8UBl1s3vb1zo1_1280

El Certificado de Obra puede solicitarlo el o los productores de la película, para lo cual es necesario acreditar cesión de derechos a favor del productor, por cada uno de los autores involucrados en la creación de obra cinematográfica:

  • Productor;
  • Director;
  • Guionista;
  • Director Fotografía;
  •  Musicalizador.

Debido a lo anterior, es necesario desde el principio pactar con cada uno de los autores quien será el  productor encargado de estar al frente de la comercialización de la película. Las cesiones de derechos debe cumplir con los requisitos básicos de: Remuneración al autor, tiempo determinado de la cesión y territorialidad.