Desde 2012, el italiano Fabio Capello estuvo al frente de la Selección de Rusia. Sin embargo, y pese a tener en el horizonte el Mundial 2018 donde serán el país anfitrión, la federación de dicho país decidió terminar el contrato con el entrenador.

La falta de resultados deportivos concretos e incluso la chance de quedarse fuera de la EURO 2016 que se celebrará en Francia fueron determinantes.

Pero para poder terminar el vínculo, Rusia tuvo que desembolsar una importante suma de dinero por finalizar el acuerdo de tres años antes de su conclusión. Capello recibió la nada despreciable cifra de 930 millones de rublos, lo que equivale a 16.3 millones de dólares.