Delitos en investigación: Los cargos contra los 14 acusados son “organización mafiosa, fraude masivo, blanqueo de dinero, corrupción rampante sistemática y enraizada” según la descripción de la fiscal general Loretta Lynch. La investigación sostiene que hubo sobornos por más de 100 millones de dólares, desde principios de los años noventa hasta la actualidad, a cambio de derechos de televisación en torneos de futbol de América Latina.

¿Quién destapó la cloaca?: Chuck Blazer fue el que destapó y filtró el escándalo. Blazer fue secretario general de la Concacaf e integró el comité ejecutivo de la FIFA hasta 2013. La FIFA lo suspendió 90 días por recibir 20 millones de dólares de la Concacaf de forma ilegal. Para evitar una condena mayor por otros cargos Blazer decidió colaborar con en la investigación del FBI. El material entregado por Blazer fue utilizado por el FBI para pedir las detenciones.

¿Por qué interviene la justicia de Estados Unidos?: Porque algunos de los delitos fueron cometidos en su territorio especialmente los relacionados con el lavado del dinero proveniente los sobornos. Los siete detenidos, acusados de aceptar sobornos por más de 100 millones de dólares tienen solicitud de extradición de Estados Unidos.

¿Quiénes son los inculpados?: Jeffrey Webb (Islas Caimán), presidente de la Concacaf y vicepresidente de FIFA. Eugenio Figueredo (Uruguay) ex vicepresidente de FIFA y de la Conmebol. Eduardo Li (Costa Rica), presidente de la Asociación de Fútbol de Costa Rica. Rafael Esquivel (Venezuela), presidente de la Asociación de Fútbol de Venezuela. José María Marín (Brasil), ex presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol. Jack Warner, ex vicepresidente de la FIFA y ex presidente de la Concacaf. Nicolás Leoz (Paraguay), ex presidente de la Conmebol. Julio Rocha (Nicaragua), dirigente de FIFA en América Central y el Caribe. Costas Takkas (Islas Caimán), ex secretario general de la Concacaf. Hay otros cinco empresarios de medios audiovisuales, entre ellos los argentinos Alejandro Burzaco, CEO de Torneos, Hugo Jinkis y su hijo Mariano CEO y gerente general respectivamente, de la productora FullPlay. Los tres acusados de pagar sobornos.

¿Quienes aceptaron ser culpables?: Son cuatro hasta ahora. El delator Chuck Blazer, que grabó a escondidas las reuniones en las que acordaban los pagos de sobornos. Daryll Warner, hijo del acusado Jack Warner; Daryan Warner, Charles Blazer, ex secretario de la Concacaf y José Hawilla, propietario y fundador de Traffic Group.

¿Habría más detenciones?: En el escrito de 161 cuartillas dado a conocer ayer en Nueva York y que lleva la firma del fiscal Kelly T. Curry, del distrito Este, además de los 14 acusados principales, aparecen 25 personas a las que se les atribuye la figura de “co-conspirators”. Entre ellos podría haber algún otro pedido detención. Los nombres de los “co-conspirators” no fueron dados a conocer, aunque sus identidades están en poder del Gran Jurado.

Esta es una breve explicación de las acusaciones de corrupción dentro de FIFA. Rusia es uno de los afectados y quienes se han pronunciado en contra de Estados Unidos a quienes acusa de querer dejarlos sin Mundial. Lo cierto es que Inglaterra aspiraba a organizar el Mundial de 2018 y Estados Unidos el de 2022. Ni la Justicia ni los medios de uno y otro país van a parar en sus acusaciones de corrupción contra FIFA quienes les negaron dicha organización del evento más importante del deporte más universal, el futbol.