Hoy toca hablar un poco de la disciplina y escuchar opiniones de terceros, obviamente siempre basados en nuestra personalidad y gustos. Algo que he aprendido a lo largo de la vida es que siempre una opinión sirve por negativa que sea.

 
Te ayuda a crecer y a darte cuanta si lo estas haciendo bien o mal, eso nos ayuda a trabajar con sentido.
 
Aquí les dejo 6 claves que según Alvaro Merino debemos de tomar en cuenta:
 

–       Que el trabajo sea útil. La sensación de utilidad es básica para conectar con un proyecto profesional. No solo en términos de utilidad para quien lo desempeña sino para quien recibe el fruto de tu trabajo.

Muchas veces no deberíamos hablar en términos de bueno o malo, sino más bien en los de útil o no útil. La percepción de bueno – malo es tremendamente subjetiva mientras que la utilidad es más fácilmente medible.

–       Disponer de la autonomía suficiente para abordar las dificultades que surjan a lo largo de un proyecto profesional, ya sea de manera individual o como equipo. ¿Qué puede pensar sobre su valía alguien que nunca ha tenido la oportunidad de enfrentar situaciones de crecimiento profesional? ¿dónde queda la responsabilidad individual y colectiva si no se ha desarrollado previamente la autonomía necesaria para alimentarla?

–       Disfrutar del tiempo necesario para poder enfocarse en el proyecto. El miedo se convierte en destructor de proyectos a largo plazo. El miedo desenfoca y atenaza. Al igual que la naturaleza marca el ritmo de manera muy sabia, ¿qué nos lleva a no respetarla en los ámbitos profesionales?

–       Conversar sobre los éxitos y los fracasos que acontecen en el devenir del proyecto. Siempre que conversar se entienda como el arte de dar y recibir feedback asi como la apuesta por extraer de manera saludable los aprendizajes poderosos de ambas situaciones.

–       Confiar en el proceso y humanizar el proyecto. La confianza humaniza, reduce el miedo y es el factor clave para la innovación y el compromiso. No conozco a ninguna persona que careciendo de confianza haya alcanzado sus sueños. Cada vez que depositamos nuestra confianza en alguien, estamos humanizando un poco más nuestro trabajo y estamos dotando de significado a un proyecto.

–       Generar un contexto de libertad y trasparencia para que las ideas surjan. El talento necesita de otros talentos para desarrollarse. Los responsables de equipos, los directivos y líderes coach son constructores de contextos para que las cosas ocurran.

Por ello es necesario escuchar y aprender a replicar la retro alimentación que nos ayude a crecer. 

#SigueTuSueño

IMG_2284