No obstante del problema fiscal que la leyenda del fútbol tiene, ahora se enfrentará a un cargo por difamación.

Paralelo a la aparentemente historia sin fin que es la persecución del ex astro de fútbol Diego Armando Maradona por evasión fiscal en Italia, la fiscalía ha presentado una nueva acusación en su contra, pero esta vez por difamación en contra de Equitalia, órgano italiano recaudador de impuestos.

De acuerdo con la fiscalía, Maradona hizo varios comentarios difamatorios en contra de Equitalia en 2012 entre los que se incluyen llamarse “víctima de persecución” del organismo recaudador o que la investigación se basa en “documentación falsa” y en “procesos irregulares”. La corte decidirá en marzo si esta acusación prospera.

El ex futbolista argentino empezó a ser investigado por supuesta evasión fiscal de 40 millones de euros desde el 2001 y aunque las autoridades italianas han intentado por todos los medios probar esta evasión fiscal hasta el momento no han podido.

Diego Maradona jugó con el club de fútbol italiano Nápoles entre 1984 y 1991, habiendo anotado 115 goles en 259 juegos. Con él en la planilla de jugadores el Nápoles ganó sus únicos dos títulos de liga, en 1987 y en 1990.

Aunado al decomiso de dos relojes Rolex y un arete de diamantes, desde el 2013 las autoridades fiscales italianas han intentado obtener autorización para congelar los bienes de Diego Maradona, pero en agosto del año pasado una corte en Nápoles suspendió la autorización señalando que no se presentó suficiente evidencia de la supuesta evasión fiscal, esto de acuerdo con el abogado del argentino, Angelo Pisano.

La nueva acusación, tal como la reportan los medios, parece más que absurda pues las frases presuntamente difamatorias parecen ser parte de una estrategia de defensa y del punto de vista de Maradona sobre la investigación en su contra, pero habrá que esperar a marzo para saber si se decide proceder con esta imputación.