Organizaciones de la industria musical presentaron una moción para una revisión judicial sobre la nueva legislación en el Reino Unido en materia de propiedad intelectual.

Esta legislación permite realizar copias para uso personal de la música que se ha adquirido.

Con la nueva ley se podrán copiar legalmente CD, DVD, eBooks, de un dispositivo a otro, siempre y cuando sean para uso personal. Así se podrán grabar CDs o películas en iPods o smartphones, e incluisve podrán guardarse en sitios de almacenamiento en la red, sin que esto implique una violación a derechos de autor.

Pero con este nuevo marco jurídico ahora la industria de la música inglesa quiere que se implemente un canon digital o impuesto a medios de almacenamiento como CD, discos duros, pen drive, entre otros, y que los recursos captados se entreguen a través de las sociedades de gestión de derechos.

Esta propuesta ya se aplica en otros países de la Unión Europea, como España, y la propia Comisión Europea analiza la posibilidad de establecer un gravamen a los servicios de almacenamiento en Internet conocidos como “cloud” o nubes, para compensar a los titulares de derechos de autor por la reproducción de sus obras.

El argumento es que permitir a los usuarios almacenar su música en un futuro dañará a la comunidad de compositores y músicos, además de que es una violación a la Directiva sobre derechos de autor de la Unión Europea.

“Apoyamos plenamente el derecho del consumidor a copiar la música comprada legalmente para el uso personal y privado, pero debe haber una compensación justa por los creadores de la música” afirman.

La industria también considera que las licencias son la clave del éxito de la industria de la música en la era digital por lo que cuando se concede el derecho de copiar sin licencia, en este caso al público, los titulares de derechos debe ser compensados.

En la revisión judicial se analizará si el gobierno actuó legalmente, esperando la industria de la música que exista una reforma que los favorezca.