La popularidad de la Virgen de la Esperanza Macarena ha llevado a la Hermandad de la Macarena de Sevilla a proteger la propiedad intelectual sobre la imagen.

La Hermandad de la Macarena ha decidido inscribir en el Registro de la Propiedad sus derechos sobre el elemento más reconocible de la Virgen de la Esperanza Macarena: su rostro, tanto de frente como de perfil, en un “esfuerzo por proteger jurídicamente todos sus activos más relevantes”.

Con este registro será incuestionable la necesidad de solicitar autorización de la orden para poder reproducir de cualquier forma o en cualquier medio el rostro de la Virgen de la Esperanza Macarena.

La hermandad ya tiene registradas la denominación de Esperanza Macarena desde 1984, así como la escultura completa de la Virgen, que se registró en 1992.

En 2013 la Hermandad ganó un recurso promovido ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía en contra de la Oficina Española de Patentes y Marcas que había concedido a un tercero la autorización para registrar y comercializar unos platos cerámicos en los que aparecía una estampa conocida de la Virgen enmarcada por unos arabescos.

Aunque en el proceso se aseguró que la reproducción era tan mala que no afectaba los intereses de la Hermandad, el Tribunal consideró que “de la comparación de las imágenes resulta que el contorno es idéntico; ambas miran al frente; coincide el color morado de la saya y el manto de color verde, la corona es igual, así como la posición de las manos. En definitiva, la Virgen incorporada en el diseño industrial guarda una gran similitud, sino de identidad, sí lo es con la imagen de la Esperanza Macarena, registrada como marca, por lo que se incorpora al diseño industrial un elemento de una marca previamente inscrita, debiéndose estimar el recurso”.

Como la escultura de la Virgen tiene más de 300 años, y por lo tanto ya no está protegida por derechos de autor, los representantes de la Hermandad han optado registrarla como marca para así tener el derecho en exclusiva sobre la imagen.

También se considera que con esta protección se evitará la reproducción de mal gusto o indecorosa del rostro de la Virgen de la Esperanza Macarena, como cuando en unas camisetas se reprodujo la portada del disco de Madonna ‘Like a Virgin’ pero cambiando el rostro de la cantante por el de la virgen andaluza.