La Torre Eiffel no es la única protegida por derechos de autor y tras la controversial noticia ¿Que les depara a los demás monumentos?

El EU Observer ha hecho a muchos levantar las cejas al publicar que las fotos nocturnas de la Torre Eiffel en París, Francia, podrían violar derechos de autor si son publicadas sin autorización. Esto según las declaraciones de Dimitar Dimitrov, un supuesto experto Wikimedian o experto en políticas para el capítulo Europeo de Wikimedia, en Bruselas.

Este experto afirma que la Directiva 2001/29/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 22 de mayo de 2001, relativa a la armonización de determinados aspectos de los derechos de autor y derechos afines a los derechos de autor en la sociedad de la información contiene una disposición que dice que las fotos de los proyectos arquitectónicos en los espacios públicos se pueden tomar de forma gratuita. Los expertos lo describen como una libertad de panorama, adoptando un término utilizado en la ley de derechos de autor alemana, Panoramafreiheit.

Pero la Directiva establece que los Estados miembros podrán establecer excepciones o limitaciones, y Francia, Bélgica e Italia decidieron no contemplar esta disposición en la legislación nacional.

Por ejemplo, en la página de la Torre se establece que el monumento es de dominio público, pero “en cambio, sus diferentes iluminaciones están sujetas a derechos de autor y derechos de marca. Cualquier uso de dichas imágenes deberá realizarse previa solicitud a la Société d’Exploitation de la Tour Eiffel (SETE). La mención ‘Torre Eiffel’, las denominaciones de los diferentes servicios ofrecidos en el monumento, así como los nombres de dominio también están registrados”. La Torre Eiffel fue construida para la Exposición Universal de 1889.

Otro ejemplo, en Bruselas, Bélgica se encuentra un edificio que asemeja un átomo llamado “El Atomium”, construido originalmente para la Exposición Universal de 1958 y también se encuentra protegido. En la página oficial de este edificio se encuentra un aviso sobre derechos de autor que señala expresamente que “la imagen del Atomium está protegida y sólo se puede utilizar bajo ciertas condiciones… En consecuencia, cualquier uso de la imagen del Atomium se debe presentar a la organización antes de su publicación”.

Sin embargo, “hay algunos casos en los que el uso de la imagen del Atomium no está limitado por ningún derecho. Este es el caso en el que las fotografías son tomadas por los particulares y se muestran en los sitios web privados para ningún fin comercial (la tendencia actual de los álbumes de fotos)” .

El aviso concluye señalando que “de acuerdo con la legislación, los derechos de uso de la imagen del Atomium naturalmente se extenderían al 01 de enero 2076″.

Otro ejemplo destacado por Dimitrov es que el Parlamento Europeo no posee los derechos de autor de sus edificios. El titular de esos derechos es un despacho de arquitectos en Francia que sólo concede permiso cuando las fotos se utilizan con fines informativos.

El experto de Wikimedia destaca que absurdamente estas disposiciones crean inseguridad jurídica y confusión para aquellos que tratan de aplicar las leyes en su totalidad. “Es sólo un problema si sigue la ley”, dice Dimitrov.

Aparentemente la Directiva va ser revisada y actualizada en el mediano plazo, pero no existen señales de que las disposiciones sobre las obras de arquitectura o escultura, realizadas para estar situadas de forma permanente en lugares públicos, vayan a ser modificadas.