De haber llegado a juicio el asunto hubiera sentado un precedente sobre el trato que se debe dar al material malicioso creado en Internet de forma anónima.

Daniel Hegglin, un ex ejecutivo del Banco Morgan Stanley en el Reino Unido, ha celebrado un acuerdo extrajudicial con Google luego de que demandó en el mes de julio a dicha empresa para que eliminara los enlaces y resultados del buscador con material difamatorio en su contra, descrito como “vil y abusivo”.

Inicialmente Hegglin había presentado una queja en Google se comprometió  a borrar los enlaces o url que el les proporcionara, pero Hegglin consideró esta medida insuficiente el material continuaba creciendo en la red.

Finalmente, ayer se informó que las partes habían llegado a un acuerdo para incrementar los esfuerzos del buscador sobre cómo remover los enlaces maliciosos que circulan en alrededor de 4 mil distintos sitios de Internet, en lo que ha sido descrito como un ejemplo extremo de acoso en Internet.

Hegglin es descrito en estos sitios como asesino, simpatizante del Ku Klux Klan, pedófilo, bastardo, criminal, naziterrorista, entre otras cosas.

Los términos exactos del acuerdo no se han hecho públicos, pero en una declaración conjunta se señaló que el acuerdo incluye “importantes esfuerzos por parte de Google” para eliminar el material abusivo.

En su declaración señala que ellos ofrecen servicios de búsqueda a millones y no pueden ser responsables de vigilar el contenido de Internet “sin embargo, seguirá aplicando los procedimientos que ha desarrollado para eliminar contenido que infrinja las leyes”.

“Hemos llegado a un acuerdo mutuamente aceptable”, dijo un representante de Google, pero se negó a hacer más comentarios.

En su demanda, Hegglin establecía que si bien Google no produjo el material difamatorio y malicioso, sí lo propagó a través del motor de búsqueda por lo que buscaba una orden judicial de un tribunal británico para forzar a Google a tomar medidas para evitar que ese material apareciera en las búsquedas realizadas en Inglaterra y Gales.