Inicia demanda por el uso de la imagen de atletas de la NCCA en videojuegos sobre el deporte colegial . 

Mientras que la demanda promovida por los atletas y ex atletas amateur de la National Collegiate Ahtletic Association (NCAA) en contra de Electronic Arts, Inc. (EA) por el uso de su imagen terminó en un acuerdo, ahora abren un nuevo frente por el mismo tema pero en contra de las televisoras.

La demanda inició en contra de Electronic Arts, Inc. por el uso de la imagen de atletas y ex atletas de la NCAA en videojuegos sobre el deporte colegial, incluyendo además a Collegiate Licensing Company, que logró un arreglo extrajudicial en 2013.

Después iniciaron una acción colectiva en contra de la propia NCAA. Cuatro de los atletas alegan que la NCAA se apropió indebidamente de su nombre e imagen violando sus derechos de publicidad, mientras que otros 20 atletas dijeron que la NCAA ha violado la ley antimonopolio al conspirar con EA y CLC para restringir su derecho a utilizar comercialmente sus derechos de publicidad.

Aduaneros Luis Valera Boca

Adicionalmente, la semana pasada 10 atletas presentaron otra demanda colectiva, esta vez en contra de las cadenas de televisión, solicitando se les ordene entregar todas las utilidades derivadas del uso de su imagen y se evite que mantengan contratos que tienen el efecto de atentar contra los derechos de los atletas universitarios.

Se especula que esta nueva demanda es consecuencia de una decisión judicial que favorece a Ed O’Bannon ex jugador de baloncesto de UCLA, en ella se establece que los jugadores tienen derecho a ser compensados por el uso de su imagen, “si no se transfirieron de forma válida los derechos de publicidad a favor de un tercero”.

La demanda señala que las televisoras han firmado “lucrativos contratos” en los que se excluye a los atletas amateur de “competir en el mercado para otorgar licencias, venta y el uso de sus nombres, imágenes, y semejanzas”, lo cual se considera una violación a la Sección 1 de la Ley Antimonopolio Sherman, una conspiración civil e enriquecimiento injusto.

Obtener una decisión en contra, desde el punto de vista de las televisoras, implica que los jugadores amateur “tengan la facultad de restringir la emisión de eventos deportivos en los que participan” y se generaría la posibilidad de que otros también puedan hacerlo como son los árbitros o las porristas o incluso los aficionados, “evitando que millones de personas tengan acceso a asuntos de gran interés público”

También consideran que se podría llegar al extremo donde cualquier persona que participe en acontecimiento de interés periodístico exija una indemnización por el uso de su nombre, imagen o semejanzas en los noticieros o por los videos sobre esos eventos.

Finalmente creen que “los medios de comunicación se verán sustancialmente limitados de televisar y presentar eventos de interés periodístico, y el público será privado de información periodística vital, necesaria y constitucionalmente protegida”.