La víctima de su venganza es nada más y nada menos que Rebecca Francescatti, una cantante que en el 2011 demandó a Lady Gaga, por haber plagiado parte de una de sus canciones.

La demandante aseguró que Lady Gaga plagió una parte de su canción Juda de 1998 y que supuestamente había copiado para hacer su famoso éxito Judas. Según TMZ.com.

El plagio era apenas perceptible a excepción del nombre, y en vista a a lo poco que sostenía la demanda, esta fue desestimada.

La demanda a la artista le causó haber movido su monstruosa maquinaria legal para defenderse y ella considera que ya es hora de un pago de vuelta. Por eso, no dudo en demandar de regreso a Francescatti para que Gaga reciba una compensación de la menos 1.4 millones de dólares, ya que el litigio duró casi 3 años.

La causa se desestimó porque se demostró que las canciones no eran iguales y que la neoyorquina desconocía de la existencia de la cantante Rebecca.