Todo parece indicar que la actriz de Nickelodeon parece haber vuelto a los problemas.
Amanda Bynes fue arrestada el domingo por manejar en estado de ebriedad o bajo los efectos de algún otro tipo de sustancia. La noticia fue confirmada por la Policía de Autopistas de California. A Amanda se le acusa por un delito menor luego de que la policía “determinara que estaba bajo los efectos de una sustancia controlada” mientras manejaba.

La ex estrella de Nickelodeon fue llevada a una estación de policía en Van Nuys, California, con una fianza de 15 mil dólares y liberada al mediodía sin embargo Bynes deberá presentarse el 23 de octubre ante una corte.

El año pasado La joven estrella figuró en los medios por diversos incidentes y su conducta uno de ellas , en julio incendió uno de los accesos del lugar donde residía.Bynes fue sometida a diversas evaluaciones mentales y con ello evitó que le hicieran cargos criminales gracias que no pretendía causar destrozos con el incendio.

Amanda también golpeó una patrulla que la detuvo cuando ella manejaba su auto alcoholizada esta se negó a someterse a la prueba alcoholímetro y solicito al presidente Barack Obama que despidiera al policía que la había arrestado; uno de estos incidentes le generó cargos.

Se mantuvo en rehabilitación por varios meses debido a problemas de salud mental. Incluso llegó a mencionarse de esquizofrenia, pero su madre rechazó esa versión aunque reconoció que su hija es “una amenaza para sí misma”.

Después de un periodo de tres meses en tratamiento la actriz regresó en diciembre a la casa de sus padres, donde se había mantenido sin escándalos hasta ayer.

Los padres de Amanda manejan su patrimonio, estimado en 3.3 millones de dólares, además de su salud pues la actriz se volvió aficionada a las cirugías estéticas. “Creemos que las cirugías que quiere realizarse son peligrosas e inseguras para su salud”.