La artista Juli Adams ha presentado una demanda por incumplimiento de contrato respecto a licencia de obra y marca “Angry Birds”.

Juli Adams demanda al  fabricante de productos para mascotas Hartz Mountain Company, quién “vendió” a Rovio (desarrolladora de videojuegos) los derechos para utilizar la Propiedad Intelectual (derechos de autor y marcas) sobre Angry Birds.

La artista trabajaba para Hartz cuando creó a los angry brids, por lo cual firmó un acuerdo para que su empleador pudiera utilizar la creación. 

la foto 1

Según declaraciones de la Artista, como parte del acuerdo, Hartz recibió los derechos de licencia limitados, que le permite vender los juguetes en las tiendas de mascotas, mientras que prohíbe a Adams la concesión de licencias de propiedad intelectual a terceros. Es decir, Hartz no goza la facultad para licenciar el uso de obra y marca a los desarrolladores del videojuego.

la foto 2

Adams pretende conseguir con la demanda restitución de todas las ganancias mal habidas de Hart;  las regalías correspondiente en virtud del Acuerdo; recuperar su propiedad intelectual incluyendo todas las marcas comerciales asociadas y registros de derechos de autor.