El grupo estadounidense amado en tierra Azteca, dio fin a la segunda jornada de Cumbre Tajín en México.

En punto de las 22:25 horas, el grupo Tool, hizo vibrar a México con su talento.

Esta es su primera gira en  Latinoamérica y su segunda presentación en México, pero lo que nunca se imaginaron es la bienvenida que les han regalado por segunda vez los mexicanos.

La banda de metal progresivo Tool, estuvo presente en uno de los eventos culturales más importantes en México, llamada Cumbre Tajín.

Cumbre Tajín es un festival cultural que se lleva a cabo en la zona norte del estado de Veracruz, en el municipio de Papantla de Olarte en México. Su objetivo es preservar y difundir la riqueza cultural y arqueológica de la Ciudad Sagrada de El Tajín.

Su primera edición fue en el inicio de la primavera del año 2000 y se realiza alrededor del equinoccio de primavera en el Parque Temático Takilhsukut, la Zona Arqueológica de El Tajín  que comprende 221mil hectáreas y el zócalo de Papantla, donde se desarrollan allí, ceremonias, talleres, rituales, terapias alternativas, juegos autóctonos, conciertos, danzas, actos circenses, conferencias, exposiciones y proyecciones.

Con un escenario donde el tema muy mexicano se podía percibir, la banda tenía como fondo en las pantallas “Muchas gracias. Tool los ama”. Todo inició a las 22:25 horas, el sonido fue excelente de principio a fin, los gritos y aplausos se dejaron escuchar como rugido por parte de las miles de personas que desde horas antes habían llegado al lugar para elegir su lugar favorito cerca del escenario y los jardines de alrededor.

Las luces fueron un espectáculo fenomenal creado por el artista Alex Grey, quien hizo tan buen trabajo que las luces superában la tarima y alumbraban hasta el techo de la carpa que se dispuso para el espectáculo.

Tool tocó temas como “Aenima”,  “46 and 2”, “Stinkfirst” y  “Vicarius”, en un repertorio que duró poco más de una hora y media, haciendo estremecer a sus fans con clásicos que los han hecho los favoritos de todos nosotros desde principios de los años noventa.

El vocalista Maynard James Keenan dio una calurosa despedida diciendo, “Muchas gracias Tajín. Gracias, gracias, gracias”, quien como ya es bien sabido no se dejó ver porque da preferencia a su filosofía de que  la importancia de su música es primero, antes que su imagen, por lo que cuando los demás integrantes se quedaron aplaudiendo junto a su público él se fue atrás así como lo hacía al terminar de cantar; pero cautivó a todos cuando durante su presentación, saltó al escenario con una peluca rubia con la que se caracterizó.

El evento fue todo un éxito y los asistentes a este se han vuelto a casa con un gran sabor de boca, esperemos que el próximo año, sea igual.

Síganme en twitter @azenetfolch