El resultado de saber cómo luciría una Barbie en la realidad ha sido viral, así que vamos a conocer a Lammily, una muñeca hermosa que luce como una mujer de verdad.

La década de los 90 fue cuando Barbie vivió su mayor auge en la Unión Americana. Luego de la influencia cultural que tuvo durante muchos años atrás, se posicionó como un ícono del estereotipo de la mujer y… Seamos realistas, descabelladamente, lo sigue siendo. He escuchado a conocidos intelectuales y líderes de opinión hacer referencia a alguna persona (hombre, mujer), con los estúpidos argumentos… “Esa mujer es hermosa como Barbie” o peor aún; “ese hombre, se consiguió una Barbie”. ¡Por favor!, me encanta la muñeca pero, ¿no comprenden que es de plástico?, ¡es irreal!. 

Nickolay Lamm es un artista con sede en Pittsburgh, es especialista en diseño y se ha propuesto realizar imágenes corporales realistas de muñecas que son como las personas que miramos comúnmente en las calles y transformar estas imágenes en muñecas para que las niñas jueguen con ellas, el proyecto lo llama “Normal Barbie”. este es un intento por hacer una muñeca que refleje las dimensiones de una mujer real de 19 años de edad, basadas en los modelos de los Centers for Disease Control and Prevention, que luego los moldea para realizar modelos 3D y los resultados han sido exitosos.

Mientras que Mattel ha lanzado una campaña a la que ha titulado “unapologetic” esto, aunado a la presentación de su contenido en la Sports Illustrated Edición traje de baño, que en título parece tener la extinción escrita, Lamm tiene la contraparte con su creación “Lammily”, una muñeca que cuenta con las proporciones correctas en el cuerpo de una bella mujer, con la cantidad de maquillaje perfecta y genialmente articulada. La alternativa de Lamm es un claro ejemplo de lo que las pequeñas del hogar pueden llegar a aspirar a poseer en cuanto a complexión se trata.

5,000 muñecas han sido fabricadas y es una excelente alternativa para regalar a las niñas que tengas en casa, porque a decir verdad, muchos de los traumas en cuanto a cómo nos vemos las mujeres hoy en día, vienen de esa inmejorable imagen de la Barbie tradicional.

“Siento que hay una gran probabilidad de que esos tipos de muñecas afectan a las niñas”, dijo Lamm. “Si hay una muy buena oportunidad así, y si la muñeca de tamaño medio realmente puede lucir bien, como Lammily lo hace, vamos a hacerlo. Es un hecho de que existe un 10% de posibilidades de que esas muñecas afecten [imagen corporal], hagámoslo. ” Ha… Que razón tienes Lamm, creo que si yo tuviera una niña en casa, su cuarto estaría repleto de hermosas Lammily.

Investigadores del Hospital Central Universitario de Helsinki, Finlandia han encontrado que si en verdad existieran las proporciones de Barbie en un ser humano real, no tendría la grasa corporal del 17% al 22% necesaria para menstruar. Y si bien es difícil medir, hay cierta evidencia empírica de que Barbie podría afectar la imagen de una niña y niño, porque la realidad es que es a ambos. Un estudio de 2006 publicado en Developmental Psychology, por ejemplo, encontró que un gran número más niñas expuestas a imágenes de Barbie, frente a la exposición a diversas fotos y libros, informó que es infeliz con su cuerpo, y expresó el deseo de ser más delgada y luego al ser adultos vivir con traumas. ¡Se lo hubiesen dicho antes a mi madre, creo que me incluyo en esas estadísticas!.

Si bien no se sabe a ciencia cierta si las ventas de Mattel han caído por el estudio realizado, es un hecho que las ventas de Barbie cayeron un 6%, y a continuación de este, el emporio de los juguetes mostró una caída del 13%respecto al año anterior durante las vacaciones.

Aunque hay un conflicto por los materiales con los que se vestirá a Lammily, la realidad es que todo va bien y ahora Lamm intentará recaudar $ 95,000 dólares, esto es para cubrir el costo de producción de las 5,000 muñecas Lammily. Pero el verdadero reto es que los niños volteen a mirar lo que Lamm les ofrece, ya que los intentos anteriores por lanzar muñecas con dimensiones reales, han fracasado en el intento de posicionarse en el mercado, pero Lamm cree que el slogan es el culpable del problema ya que “tamaño medio” es poco atractivo para los niños y estoy totalmente de acuerdo, digamos que ¿a qué niño le interesa si le genera un trauma jugar con una muñeca que en la vida real se rompería los tobillos al caminar?, creo que a ninguno. Así que está pensado que la muñeca Lammily vaya al mercado llevando consigo, una idea fresca y nueva. “La clave para diferenciar que es mi muñeca, es que ella es una muñeca de apariencia fresca que sólo pasa a ser normal”, dice. “Muy pocos niños están preocupados por la imagen corporal como los padres. Sería como si yo estuviera tratando de darles de comer brocoli.” Es verdad, estoy totalmente de acuerdo con Lamm y creo también, que debería de tomar en cuenta que la gran mayoría de las veces la influencia de los padres tiene mucho que ver en la compra de los niños, así que ahí  hay una clave de mercado que debe cubrir y mucha suerte, a mi se me ha hecho una magnífica idea.

Síganme en twitter @azenetfolch