Obras coloridas con un gran destello de heroísmo.

Animales, heroínas y héroes en estallidos de color, son las formas que el artista Kwanchai Moriya, plasma en sus lienzos para crear las formidables piezas que se debaten entre realismo y abstracción oculta en sus pinceladas. Kwanchai Moriya es de Los Angeles, pinta retratos sumamente coloridos utilizando a estos como una fuente de realce en sus obras, para hacer sobresalir los aspectos más importantes de ellas.

A veces Moriya destaca con colores las manos o bien la cara para dar mayor énfasis en lo que desea centrar la atención en ese detalle específico, mientras que el resto de la pintura permaneces indefinido, dejando al espectador mirar solo lo más importante.  Colores como rojo cadmio claro, azul ultramar, magenta primario, verde inglés claro, entre otros, aunado a maravillosas formas, otorgan efectos de movimiento increíbles en las obras de Moriya, quien cuenta historias magníficas de ciencia ficción y magia con su arte. Los retratos en sí, no son escenarios hiperfuturistas, sino más bien se trata de piezas que se centran en el personaje principal, al cual el artista añade algún complemento físico en un plano irreal, como puede ser, una pistola láser o un casco de oxigenación alimentado por su propio tanque y más bien lo que el artista desea reflejar es un siglo 20 muy al estilo de las películas de ciencia ficción y programas de los años sesenta, en los cuales postulaban una vida no muy alejada de la actual pero con un toque futurista que no vamos a negar que fascinaba a chicos y grandes. Te dejo con algunas imágenes del trabajo del artista que seguro te van a encantar tanto como a mi.

Síganme en twitter @azenetfolch