Un diseño que asegura reducción de gastos gracias a su uso.

Los drones son helicópteros no tripulados usados para observación que han ayudado a la filmación de imágenes, esto con la finalidad de asistir al humano en trabajos que son de alto riesgo como, la inspección de líneas eléctricas de alta tensión y de vigilancia. Esta aleación entre máquina y hombre ha ayudado en gran medida a minimizar las bajas humanas. El problema es que dominar los drones es una tarea complicada, ya que se requiere un equipo experto de al menos dos personas que trabajan en simultáneo para mantener el aparato arriba volando y realizar las tomas aéreas. 

El diseño del Quadrocopter BZ-4 acaba con estas complicaciones y costos extras de tajo, ya que  el sistema de control de vuelo y de planificación automática, hace que el operador solo se preocupe por hacer la toma perfecta sin tener que desviar su atención a la maniobrabilidad del dispositivo porque a este se puede cargar antes una trayectoria de vuelo pre-configurado.

El diseño del helicóptero es completamente futurista y aerodinámico sumamente atractivo y con eficiencia innovadora.

Las patas albergan los rotores de helicóptero y estas son plegables para formar una unidad plegadiza, por lo que se puede hacer tan pequeño que es posible guardar este en cualquier lugar, como en una mochila.

Síganme en twitter @azenetfolch