La historia de éste deportista, trae consigo deporte, música, realeza europea, fotografía, y más. Competirá en slalom gigante el 19 de febrero y slalom el día 22.


El esquiador Hubertus Von Honhenlohe,  así como su nombre, la sangre que corre por sus venas no tiene nada que ver con México. El deportista embajador de la delegación mexicana en Juegos Olímpicos Invernales desde 1984 pertenece a la familia alemana principesca Hohenlohe, de Württemberg, un antiguo Reino de la actual Alemania. Nació en México debido a negocios de su padre, quién introdujo el automóvil Volkswagen en México. Vivió durante algunos años de infancia  en tierra azteca para después mudarse a Europa y comenzar su carrera deportiva.


El deportista confiesa sentir un gran cariño por México, a pesar de ser fotógrafo y figura pública en Europa, vuelve su mirada a los mexicanos:
“Para mi nunca fue una duda, sabía que querría esquiar y competir para México y desde el principio estaba convencido que este es mi país… Es mucho orgullo y mucha responsabilidad porque somos 100 millones de habitantes y el único chance que tenemos es el mío, pero creo que no hay que mirarlo así, hay que mirarlo de que soy un embajador de este país, un embajador con estilo con estilo de vida y una fuerza humana que va más allá del resultado.”

VON HOHENLOHE sabe que no tiene oportunidad de ganar medalla en Sochi 2014, la competencia es dura y siendo el atleta más viejo en Sochi  con 55 años, resulta más difícil estar en el alto ritmo de los atletas jóvenes. El mexicano, reconoce la oportunidad que ofrece un evento de esta magnitud y aunque no puede otorgar a México la gloria de medalla, dice poner en alto el nombre de México como embajador cultural.

SOCHI 2014

Para estos Juegos Olimpicos, el mexicano presenta un vestuario peculiar para competir, un traje que simboliza el mariachi mexicano.
“creo que los juegos olímpicos son un escenario muy grande y puedes pasar desapercibido y de lo que se trata es que la gente sabe que somos un país que tiene mucho arte, música, playas y qué mejor que publicitarlo con un traje que tiene la cultura mexicana en una forma moderna”



Conociendo sus limitaciones como deportista, Hubertus ha realizado distintas actividades en Sochi 2014 como figura publica y llamando la atención de medios de comunicación por ser uno de los deportistas más conectados con el medio. Hace unos días, dio muestra de sus habilidades como fotógrafo realizando sesión fotográfica con esquiadoras competidoras casi desnudas.

“Los países que normalmente ganan medallas son muy restringidos y el mundo es muy grande, se supone que debe ser una fiesta donde todas las naciones se mezclan. Necesitas algún estándar para que tenga sentido estar aquí, los criterios de calificación olímpicos son difíciles de alcanzar.”

Hohenlohe nació en México, creció en Marbella, España, y por decisión de su padre deseando mostrar a su hijo  un estilo de vida diferente, lo envió a un internado en Austria donde conoció el esquí. Con la amistad de Franz Klammer, el campeón de medalla de oro de esquí alpino de Austria de 1976 influyó para iniciar el camino como esquiador.