Cuando todo apuntaba para que Nadal se coronará en Australia y llegar a ganar dos veces cada Abierto, llegó el suizo Wawrinka a coronarse en lo que es su primer campeonato de Gran Slam.


Durante todo el partido, Rafa sufría los males provocados por una lesión en la espalda, de hecho recibió asistencia médica a lo largo del encuentro. Se notó la disminución en fuerza comparado con lo que mostró contra el gran Federer.


Pero Nadal no dejo el juego, continuó esforzándose. A pesar de encontrarse dos sets abajo, Rafael comenzó el tercer set con gran ímpetu para ganarlo por 6-3, parecía que iba en aumento y podría lograr histórica remontada. El público aplaudía cada punto del español en agradecimiento a su esfuerzo mostrado a pesar de sufrir dolorosa lesión.

“A veces es difícil para la gente entender. La multitud, lo único que quiere hacer es disfrutar de un gran partido . Pagaron entrada para ver el mejor partido posible, y yo no era capaz de ofrecer eso a ellos por momentos (…) La última cosa que quería hacer era retirarme. No, odio eso, especialmente en una final”
Rafael Nadal.

La emotividad fue tanta que el número uno del mundo, conmovió al publico espectador cuando daba discurso en la ceremonia de premiación.

http://youtu.be/dPn9z2awIgs

Wawarinka dio un gran juego, así como Nadal mostró la garra y el corazón para seguir adelante, el suizo dio su mejor esfuerzo aprovechando la disminución en calidad  del español dejando ver la calidad que lo hizo llegar a la final tras vencer al propio Djokovic. Su saque superando las 200 mph hizo pensar que si Nadal estuviese en forma, el duelo sería una clásica final Australiana cerrada.
“Es el momento de felicitar a Stan. Está jugando increiblemente. Realmente merecía ganar ese título. (…)Estoy muy feliz por él. Es un gran, gran muchacho y un buen amigo mío”
Nadal