Radiantes instalaciones que emergen del agua, confundidas con la naturaleza, son las esculturas orgánicas de Martin Hill.

Inspirado por la naturaleza, el artista escultor y fotógrafo Martin Hill, crea magníficas esculturas temporales, cíclicas que hacen honor al entorno que nos mantiene vivos.

Por más de 20 años Martin Hill, ha dedicado su vida entera a crear esculturas temporales de hielo, roca y materiales orgánicos, los cuales reflejan el sistema cíclico de la naturaleza.

Martin Hill, ha trabajado así durante mucho tiempo con su socio de largo plazo Philippa Jones. Este dúo ha creado increíbles instalaciones temporales que provocan a la mente discernir la preocupación por la interconexión de todos los sistemas vivos, por ello es la razón de hacer las instalaciones y esculturas en forma de círculo, ya que según sus creadores, esto da el completo entendimiento a lo que se usa y regresa a ser parte de la naturaleza en forma cíclica.

Ahora bien, la razón humana ha estado apegándose ya a la ecología industrial, lo cual favorece al desarrollo de un sistema en armonía con el medio ambiente. La sostenibilidad se logrará mediante el rediseño de productos y procesos industriales como bucles cerrados de materiales que no pueden con seguridad ser devueltos a la naturaleza y se vuelven continuamente nuevos productos (reciclan). Por supuesto esto es sólo una parte del proceso de rediseño, por lo que es necesario utilizar ya la energía renovable de una forma definitiva y eliminar todas las sustancias químicas tóxicas, usar el comercio justo y crear equidad social.

El trabajo de Martin Hill, será expuesto este próximo mes de febrero en Melbourne titulado Watershed este tendrá lugar en el McClelland Sculpture Park and Gallery , así mismo puedes visitar su galería vía Flickr y en su blog, donde puedes conocer más sobre el artista y sus trabajos en puerta.

@azenetfoclh