Que maravilla es ver jugar a Derrick Coleman, demostrando que en este mundo eres lo que quieres y no lo que puedes ser.

Derrick Coleman, está por vivir tal vez la mejor parte de su vida, jugando el Súper Tazón XLVIII, en la locación más ruidosa del Planeta.

El corredor número 40 Derrick Coleman, es pieza fundamental del equipo de los Halcones Marinos y el orgullo absoluto para muchos de nosotros que lo admiramos por su gran entrega en el emparrillado y eso se lo ha ganado, gracias a su habilidad de leer los labios.

Coleman mide 1.80 metros de estatura, cuenta con 105 kilos y medio de peso y cuenta tan solo con 23 años de edad. el afroamericano egresado de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) se ha convertido en toda una inspiración y estrella que admiramos por su grandeza.

A los tres años Derrick Coleman, perdió la audición casi en su totalidad, pero eso jamás importó, ya que él se abrió paso como un verdadero gigante y sin importar su discapacidad, se forjó hasta ser lo que hoy es, ¡grande entre los grandes! y está en espera de demostrar de qué está hecho una vez más este próximo 2 de febrero en el Súper Tazón XLVIII, en la lucha ante los Broncos de Denver y con la esperanza de llevar el Vince Lombardi a CenturyLink Field de Seattle, que es la casa de los Halcones Marinos.

Coleman es capaz de escuchar únicamente sonidos y tonos, su habilidad para leer los labios se desarrolló de tal forma que le ha permitido adaptarse bastante bien no sólo en la sociedad, sino también en el deporte. Es tan impresionante que aquellos que lo conocen suelen olvidar que no puede escuchar y muchos otros que no lo conocían no se dan cuenta a menos que alguien se los advierta.

“Él encuentra un camino y es muy ingenioso. Nos ha mostrado que puede jugar y hacerlo bien”, es lo que el entrenador de los Halcones Marinos, Pete Carroll, expresa de él. “No ha sido un problema en absoluto (su falta de audición)”.

El corredor es un verdadero ejemplo a seguir, el temple con el que se desarrolla en el emparrillado, es impecable, tal vez se deba a su falta de audición que no provoca nerviosismo alguno en él y… Simplemente se entrega en cuerpo y alma a lo que sabe hacer mejor, jugar.

Te mencioné que el Metlife Stadium es el estadio más ruidoso en el mundo, y eso se debe a que la afición recuperó el Récord Guiness de ser la más ruidosa al generar 137.6 decibeles en el juego pasado contra los Santos de Nueva Orleáns.

Pero no todo ha sido miel sobre hojuelas para el número 40 de los Halcones Marinos, ya que en múltiples ocasiones en los dos últimos años en la UCLA, Coleman hizo todo lo posible para que algunos ojos se posaran en él, corrió mil 200 yardas y anotó 16 touchdowns, cosa que poco importaba para los buscadores de talento, ya que lo discriminaban por su discapacidad auditiva. De igual forma obtuvo el segundo equipo All-Pac-12 en su último año en equipos especiales, pero no sucedía nada y un dato curioso y aberrante es que, en su biografía oficial de la escuela sólo aparece una nota en la que se informa: “Sabe leer los labios”.

“Digamos que no tengo mi aparato auditivo puesto y alguien me habla. En ese caso sé que me están diciendo algo, pero no escucho con claridad las palabras. Todo lo que oigo son ruidos y zumbidos. Eso es lo que escucho”, afirma Derrick.

Pero a pesar de todo, con sus dos años de experiencia en la NFL, el gran Derrick se ha vuelto uno de los favoritos y por supuesto el mío y ha llevado en hombros la campaña Trust your Power (Confía en tu fuerza), de las pilas Duracell, a lo que Derrick dice, “Sólo espero inspirar a la gente, especialmente a los niños, para que confíen en el poder que tienen dentro y logren sus sueños”. ¡Pero cómo no hacerlo Derrick, si eres fabuloso!

Rich Neuheisel es el ex entrenador de Derrick y dice que siempre estuvo sorprendido con el desempeño del jugador por lo que Neuheisel hizo una propuesta a Derrick, “le dije que si alguna vez necesitaba asistencia especial no dudara en acercárseme, cosa que jamás ocurrió. Se volvió autosuficiente pese a su sordera… Es sensacional cómo ha convertido en una bendición lo que para todos es una discapacidad”.

Siendo honesta, no soy fan de ninguno de los equipos que se enfrentarán en el Super Bowl, pero lo veré con el mismo entusiasmo porque el hecho de mirar a una persona como Derrick Coleman,  me hace sentir que lo puedo todo, porque el que él esté allí, rompiéndose el alma por salir adelante, me satisface enormemente y me hace sentir que todo en este mundo es posible.

Mucha suerte Derrick Coleman, “Confiamos en tu fuerza”.

Síganme en twitter @azenetfolch