China es la sede de este majestuoso festival de escultura que cautiva a los visitantes.

Enormes esculturas de nieve que saltan de entre el manto blanco, todas hechas con un esfuerzo igual de monumental por sus creadores para hacer de estas un gran espectáculo invernal.

El festival comienza oficialmente en enero y tiene una duración de un mes. Las exposiciones abren temprano, si el tiempo lo permite.

Me encanta la forma en la que los artistas se exigen de sí para hacer tremendas esculturas y a temperatura baja, su esfuerzo debe ser toda una proeza.

Te dejo con algunas imágenes de la exposición, son impresionantes.

@azenetfolch