El pasado viernes 26 de octubre, la gran compañía de entretenimiento y hoy en día dueña de Marvel, Walt Disney Co. se vio en la necesidad de tomar acciones legales en contra de anteriores guionistas e ilustradores que trabajaron en la creación de personajes de Marvel y que ahora se han dedicado a presentar ante la oficina de Derechos de Autor de EE.UU. avisos de rescisión por los derechos de autor de las historias y personajes en los que trabajaron hace décadas.

Para invalidar estos avisos, Disney a través de la denominación “Marvel Characters Inc.”, ha interpuesto una demanda en contra de estos artistas, así como también múltiples quejas en los tribunales de Nueva York y California por haber exigido derechos de propiedad intelectual sobre los cuales no tienen ningún poder, ya que, estos fueron cedidos al momento de la realización de las obras por ser producto de un contrato de prestación de servicios en su modalidad de “Obra Por Encargo”, es decir, que al momento de haberse realizado fueron remunerados de forma justa e inmediata para así asegurar que ninguno pudiera llegar a obtener derechos de autor sobre los resultados de las creaciones.

El principal argumento de Marvel para su defensa y deslinde de esta situación ha sido que los trabajos realizados por estos artistas no cuentan con derechos de propiedad intelectual esto debido a que, todas estas contribuciones fueron realizadas bajo un esquema de “Obra por Encargo” a las que no se les aplican disposiciones de terminación de la Ley de Derechos de Autor.

Dan Petrocelli, el abogado de Marvel en el caso, reiteró el argumento de la compañía en una declaración enviada por correo electrónico:

“Dado que se trataba de obras realizadas por encargo y, por lo tanto, propiedad de Marvel, presentamos estas demandas para confirmar que los avisos de terminación no son válidos y no tienen ningún efecto legal”, dijo Petrocelli.