En la “Universitat de Lleida” se está aplicando la tecnología blockchain para la gestión de los derechos de autor en el contexto de la iniciativa Copyright.

En este caso, la cadena de bloques se utiliza para rastrear a quien afirma ser el autor del contenido y la prueba de autoría que proporciona. Debido al uso de blockchain, cuando alguien dice que es el creador de determinadas obras (especialmente obras digitales), esta queda registrada y ya no se puede borrar ni modificar. Si hay una disputa sobre la identidad del autor, ambas partes pueden proporcionar estos registros como evidencia, y estos registros permanecerán sin cambios y relacionados con el momento de su producción.

Esto permitirá determinar quién es el autor original y quién ha intentado apropiarse indebidamente de la obra, y dejar constancia de los diferentes cambios y usos que ha sufrido para que puedan ser utilizados como prueba en cualquier proceso judicial. 

Como hemos visto, la gran contribución de la tecnología blockchain es la creación de un sistema descentralizado que puede participar en el sistema sin establecer una relación de confianza previa con alguna o todas las partes relacionadas. Esto permite extender el alcance de esta cooperación a un nivel verdaderamente global.