Todos conocemos el famoso Super Bowl y su alcance en el emparrillado, sobre todo por los espectáculos increíbles y la gran logística que conlleva todo el evento, sin embargo, existen muchos aspectos más que intervienen y los derechos de “Propiedad Intelectual” no son la excepción.

Como bien lo ha mencionado en varias ocasiones la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), existe una relación directa entre los deportes y la propiedad intelectual por su carácter de publicidad, comercio y protección.

Sin lugar a dudas, el Super Bowl es un claro ejemplo de lo anterior por todas las marcas involucradas que van desde la organización de los equipos y patrocinadores hasta los artistas que llevan a cabo el gran show de medio tiempo. Año tras año, la marca del Super Bowl, que tiene un valor de más de 13 mil millones de dólares, aumenta su porcentaje hasta en un 8%, esto, gracias a que cada ticket que brinde la exclusividad de cualquier producto o beneficio tiene un precio mínimo de 250 millones de dólares, y tomando en cuenta tan solo los miles de fanáticos que están dispuestos a pagar lo que sea por esto, no suena muy ilógico este hecho.

Los derechos de autor también son indispensables, comenzando por la autoría del trofeo Vincent Lombardi, que fue entregado al equipo ganador al final del encuentro, éste pertenece a los directivos de una marca internacional multimillonaria denominada Tiffany & Co, seguidos por las canciones interpretadas en la presentación del medio tiempo hasta los softwares utilizados por los árbitros y en las apuestas.

No podemos dejar de lado a los derechos conexos, son sumamente importantes pues están presentes de inicio a fin en este enorme suceso, desde el derecho de intérprete a la persona que se encarga de llevar a cabo el Himno Nacional, hasta los organismos de telecomunicación que trasmiten y anuncian todo lo sucedido.

Podríamos pensar que no hay más derechos que pudieren estar presentes, pero, no podemos olvidar las patentes, modelos de utilidad y diseños. Pero ¿dónde están presentes estos? ¡EN LO INDISPENSABLE! Todos los uniformes, la utilería, los cascos y el calzado tienen diseños especiales para el mejor desempeño y cuidado de estos grandes atletas y no son nada ordinarios, por lo que su precio rebasa los cientos millones de dólares. Los jugadores y sus derechos de imagen también están implicados de forma clara, todas están estrellas del deporte, hacen uso explícito de este derecho y todo se ve reflejado en las ganancias y marcas que los contactan para trabajar juntos.

De esta manera es como el Super Bowl o Gran Tazón, lleva de la mano toda la Propiedad Intelectual y explota sus derechos para obtener todos los beneficios que esta contrae.