Sabemos que el tener conocimiento y dominio sobre algún tema en específico, puede contraer grandes ventajas. Sin embargo, no fue el caso del agente Billy Fair, quien intentó hacer uso de su amplio conocimiento de los derechos de autor para evitar ser expuesto en redes sociales cuando se le acusaba de haber multado a un ciudadano injustamente.

Sennett Devermont, fue el ciudadano que grabó desde la plataforma de
Instagram en un live a un agente de la policía de Beverly Hills justo en el
momento en el que el agente trataba de atribuirle una multa injusta, con el fin de que se divulgaran y se expusiera los actos ilícitos que la policía con su poder realiza.

La revista Vince hace sonar este caso como algo inesperado no solo por el hecho de grabar al agente cometiendo esto, sino por la reacción que tuvo el mismo al momento de percatarse que estaba siendo videograbado. Billy Fair, contestaba de manera amable las preguntas que Devermont hasta que
se da cuenta de la grabación y deja de hacerlo para sacar su teléfono y reproducir en alta voz música protegida por los derechos de autor.

La intención del agente era tirar el vídeo donde se le exponía mediante las
políticas que la red social aplica sobre las obras musicales protegidas con
derechos de autor. Sin duda, una estrategia muy astuta, pero, que, para su mala suerte, no funcionó. Las políticas que Mark Zuckerberg estableció para su red social sí protegen la música y censuran a quien sea que no respete los derechos de autor, pero, solo en los casos que cumplan con las aspectos necesarios para que esto suceda, tales como, la duración de tiempo, cuántas canciones contiene el video, entre otros. Aspectos con los que evidentemente el vídeo de Billy Fair no contaba.

Lo más sorprendente es que esto ya había sucedido una vez en Beverly Hills y siendo Devermont el ciudadano responsable del acto, por lo que se dice que la policía de este condado en California usa esto como un truco extendido.