Saúl “Canelo” Álvarez, tomó una de las decisiones que definirán su carrera, pues con una demanda a su promotor Óscar de la Hoya, la empresa Golden Boy Promotions y al servicio de streaming que transmite sus peleas, DAZN ya que planea tomar las riendas de su carrera. 

Después de más de 7 meses intentando subirse a un ring, El Canelo toma la decisión de demandar a su equipo, siendo que en Octubre del 2018 firmó un contrato de 10 peleas y  350 millones de dólares con DAZN.

“No le tengo miedo a ningún oponente en el ring, y no voy a permitir que las fallas de mi locutor o promotores me mantengan fuera del ring. Presenté la demanda para poder volver al boxeo y darles a mis fanáticos el espectáculo que se merecen”. (menciona El Canelo)

Según el periódico MILENIO, en un documento de 24 páginas, el peleador mexicano expone al menos 11 puntos entre los que incluye incumplimiento de contrato, la interferencia negligente y el fraude. En su interior se expone que muchas de las promesas al peleador y a los fanáticos fueron ignoradas. Tras no llegar a un acuerdo, ahora con la demanda el tapatío pretende obtener una indemnización de 280 millones y su libertad contractual