Todos conocemos las obras musicales a través y gracias a sus principales exponentes, los cantantes.

Hay muchos cantautores reconocidos en el país, esto quiere decir que son intérpretes de sus propias canciones; pero también existen otro tipo de intérpretes, y son todos aquellos que solamente se dedican a ejecutar la obra de otros autores.

Ellos son la vía para que las obras de autores que no desean o tienen el talento para interpretar, se den a conocer y generen ganancias.

Estos cantantes también poseen derechos sobre las obras que entonan.

canto

Comencemos por explicar que según la Ley Federal del derecho de autor en México, el término artista intérprete o ejecutante, designan al actor, narrador, declamador, cantante, músico, bailarín, o cualquier otra persona que interprete una obra.

Todos aquellos que caigan en esta situación, poseen derechos para que su nombre sea reconocido respecto de sus interpretaciones, desde luego poseen también el derecho a percibir regalías de la explotación de sus ejecuciones.

Las grabaciones en las que actúa el interprete, tendrán un tiempo para ser explotadas, que a diferencia de los autores, ésta tendrá una duración de 75 años, ya sea la primera fijación de la o las interpretaciones, o ejecución de un fonograma; la primera interpretación de obras no grabadas; y la primera vez que sea transmitida por la radio, televisión o cualquier otro medio.

MONITOR

El cantante tendrá también el derecho a a oponerse a la explotación de su interpretación; a que su ejecución sea fijada en cualquier soporte; y también podrá oponerse a que estas interpretaciones sean reproducidas.

Desde luego que cuando se trate de obras cuyos autores e interpretes sean personas distintas, el interprete deberá contar con la autorización del autor para poder comercializarla grabación que contenga la obra interpretada.