Actualmente las plataformas digitales se han vuelto un medio importante para los artistas,  sobre todo en este época de pandemia, dado que es una gran plataforma para continuar con su trabajo ahora que no pueden realizar presentaciones de manera habitual.

El debate sobre los derechos de autor en la era digital es muy desconocido y no solo hablamos de la lucha contra la piratería o descargas ilegales, sino de acciones que día con día se vuelven más cotidianas, como el uso de canciones para ambientar un video o live streaming (sincronización). Esta práctica es por demás habitual en distintas redes sociales, sobre todo pensando en la plataforma más novedosa TIK TOK, donde la mayoría de usuarios utilizan canciones, videos y audios ajenos para generar contenido.

Distintos artistas se han visto perjudicados debido a las nuevas acciones que se han tomado en algunas plataformas para hacer seguir las leyes del Derecho de Autor.

Copyright-Affected-Videos

Un gran ejemplo es la transmisión en vivo de Instagram de DJ D-Nice “Home School” que se hizo viral, llegaron espectadores de alto perfil. Cuentas verificadas como Oprah y Michelle Obama entraron en el chat, junto a Mark Zuckerberg. Si sintonizas la transmisión en vivo de un DJ, es probable que veas renuncias que intentan evitar una eliminación de derechos de autor, lo que detiene su transmisión repentinamente, enviando tanto al transmisor como a la audiencia a la página de inicio, enviando al transmisor un aviso sobre los derechos de autor infracción, obligándolos a comenzar su set de nuevo y simplemente interrumpiendo el ambiente musical generado.

De igual manera en distintas publicaciones de instagram se han reportado usuarios que sufren bloqueos o eliminación de contenido por usar canciones que tiene derechos de autor y no se cuenta con la autorización.

El debate actual con los derechos de autor se puede resumir a una contradicción entre las leyes actuales de derechos de autor y la costumbre en internet. Podemos notar que el uso de internet ha permitido la libre difusión de cultura y arte que en muchas ocasiones puede no generar un lucro directo para el creador, a pesar de la gran exposición y publicidad que puede significar. Es aquí donde notamos que las posibilidades de internet se pueden ver bloqueadas por los derechos de autor/ copyright o tomar un nuevo camino donde la industria del entretenimiento opte por nuevas medidas comerciales y los gobiernos adaptar las legislaciones a las nuevas tecnologías que parecen no tener freno.