México se encuentra en tiempos electorales, y en las campañas se hace uso de recursos que van más allá de lo económico. Inclusive de obras artísticas protegidas por derechos de autor.

Nos referimos a este tema porque muchas veces son cuestiones que se dejan pasar, al considerarlas de baja gravedad; sin embargo en otros países han existido procedimientos que inician artistas cuando algún aspirante utiliza sus obras.

Durante los llamados “mitin” que realizan los diversos candidatos a un cargo público, utilizan canciones para armonizar sus eventos masivos; mejor dicho, en todos ellos se vuelve necesario “amenizar” la estancia de los asistentes y se valen de canciones con el fin de lograr un vínculo con el tema, con la gente y desde luego con su cargo público.

poli

Una violación a derechos de autor en tiempos electorales por uso no autorizado de obra artística, no es la única que se da. Recientemente supimos del candidato al Senado por el PAN, Víctor Fuentes Solís, quien utilizó la imagen del personaje “Gokú” del ánime japonés “Dragon Ball” para allegarse de seguidores.

Estos pueden parecer usos “inocentes” y hasta intrascendentes; pero los derechos de autor existe para evitar cuestiones como éstas y que no son mínimas. No solo utilizó la obra, sino que la alteró al modificar su vestimenta.

goku

Así establecido en la Ley Federal del Derecho de Autor:

Artículo 18.- El autor es el único, primigenio y perpetuo titular de los derechos morales sobre las obras de su creación.

Los titulares de los derechos morales podrán en todo tiempo:

  • Determinar si su obra ha de ser divulgada y en qué forma.
  • Exigir el reconocimiento de su calidad de autor respecto de la obra por él creada.
  • Exigir respeto a la obra, oponiéndose a cualquier deformación, mutilación u otra modificación de ella, así como a toda acción o atentado a la misma que cause demérito de ella o perjuicio a la reputación de su autor.
  • Modificar su obra.

Artículo 27.- Los titulares de los derechos patrimoniales podrán autorizar o prohibir:

  • La reproducción, publicación, edición o fijación material de una obra en copias o ejemplares, efectuada por cualquier medio ya sea impreso, fonográfico, gráfico, plástico, audiovisual, electrónico u otro similar.
  • La representación, recitación y ejecución pública en el caso de las obras literarias y artísticas.
  • La exhibición pública por cualquier medio o procedimiento.
  • Cualquier utilización pública de la obra salvo en los casos expresamente establecidos en esta Ley.