Desde el año pasado, una juez reconoció al fotógrafoDavid Slater como titular de los derechos del retrato.

El fotógrafo británico ganó la batalla legal que PETA, organización creada con el propósito de exigir y hacer respetar derechos de animales, inició en su contra por supuestamente utilizar sin autorización una fotografía del mono llamado “Naruto”.

La titularidad de derechos y beneficios provocados por uso y explotación de una obra artística corresponde al autor así lo dicen las leyes protectoras de estos derechos, mismos que la organización “Personas por el Trato Ético de los Animales” argumentaba le correspondían al Mono.

PETA-STOCK

El Tribunal no aceptó esta posición y su fallo dictó que un animal no puede poseer derechos de autor. Sin embargo ambas partes lograron llegar a un acuerdo, para no alargar más el proceso.

Slater aceptó donar 25% de cualquier ingreso futuro que genere la fotografía.

“Slater donará 25% de los ingresos futuros por la ‘selfie del mono’ a organizaciones de caridad dedicadas a proteger y a mejorar el bienestar y hábitat de Naruto y de los macacos negros con cresta de Indonesia”

La Corte de Apelación del noveno circuito en Estados Unidos, ha reafirmado la decisión de William Orrick, juez distrito del tribunal federal de San Francisco, que en 2016 dio la razón a Slater.

mono

A través de esta decisión ha matizado el papel de PETA como amigo de Naruto, una figura judicial que permite que alguien muy cercano reclame los derechos de una persona incapacitada para defenderse por sí sola, en la razón que no hay ninguna prueba de que tuviera relación alguna con el macaco para poder actuar en su nombre, y buscó una orden judicial para poder administrar y proteger autoría de Naruto y sus derechos de autor.

La sentencia insinúa que PETA no ha defendido apropiadamente al macaco y que, una vez obtenido el acuerdo extrajudicial con Slater, que cumplía con los intereses de la asociación, renunció a seguir adelante con la protección del simio