La tendencia en presentaciones en vivo, comienza a recargarse de lado de los eventos masivos donde la música electrónica en sus modalidades House – Techno – Minimal – Drum & Bass – Psy Trance, es el principal atractivo.

Con el dj se establece una nueva manera de entender el papel del músico, este ya no es alguien que produce material sonoro original, sino un creador que trabaja a partir de material ya preexistente cambiando el orden de las partes, mezclando temas diferentes o añadiéndoles estos temas, que cambiaban su sentido.

Muchos de los llamados Dj´s tocan u ofrecen su producto musical improvisando en el momento, es decir que antes de su participación, no existe grabación de su participación.

hqdefault

La gran mayoría acostumbra “mezclar” canciones que ya existen dándoles un ritmo diferente, o bien conjugando dos o más canciones.

El ejercicio de los derechos de autor en esta modalidad tiene una característica especial, existe la posibilidad planteada en la que de buenas a primera el Dj pone a sonar un sin fin de canciones como se le van ocurriendo al momento, sin la existencia de grabación, combinando unas y otras; esta es una manera de comunicación pública, reproducción y modificación de obras protegidas por derechos de autor.

Sin embargo al no estar sujeta en un soporte material no es una obra artística como tal. Pero sí puede ser objeto de un cobro por parte de las personas que poseen los derechos de autor sobre las obras, por concepto de regalías. En estricto sentido, los Disc-Jockey deberían contar con la licencia que autoricen este tipo de uso.

DJ

Ley Federal del Derecho de Autor, define a la comunicación pública de obras musicales, como el acto mediante el cual la obra se pone al alcance del público en general, a través de cualquier medio conocido o por conocerse, ya sea de forma grabada o eventos en vivo.

La comunicación pública abarca los siguiente tipos de explotación:

  • a) La representación, recitación y ejecución pública de las obras astísticas, en cualquier establecimiento;
  • b) La exhibición pública de obras audiovisuales por cualquier medio o procedimiento;
  • c) El acceso al público por medio de la telecomunicación, y
  • d) La transmisión pública o radiodifusión, en cualquier modalidad incluyendo la retransmisión de las obras por cable, fibra óptica, microondas, vía satélite o cualquier medio conocido o por conocerse.