Una fuerte realidad de el monstruo que manejamos día a día en nuestras manos y como también nuestros gobiernos luchan por dominar, en esta lucha interminable que ha marcado la historia de miles de países.

Es un hecho inminente que durante el siglo XXI se han desarrollado dos monstruosas armas en el medio del periodísmo. Por un lado tenemos al internet, medio en el que se han convulsionado los medios de comunicación, y por otro lado tenemos a sus “hijos” las herramientas de comunicación e información mas poderosas que tenemos en a actualidad, me refiero a youtube, Twitter y Facebook, quienes han alcanzado tal poder que han logrado desplazar el “poder” de gobiernos como del vox populi. Sin embargo nos afrontamos a un arma de doble filo puesto que así como el gobierno ha perdido un determinado poder, este también no se ha quedado de manos cruzadas ya que varios Gobiernos han tenido el mismo éxito al irrumpir los medios de la comunicación por medio de la censura e inclusive el condicionar la información que llega a la sociedad.

problemas

Me refiero a aquellos paises que tienen regímenes autocráticos en los cuales la censura esta en su pleno apogeo con respecto a la libertad de información, violando derechos fundamentales. hablamos de un armad e doble filo en el sentido en el que la tecnología genera facilidades a los gobiernos para tener abuso de su poder y controlar el flujo de la información.

En teoría el objeto principal de esta nueva era digital tiene como objeto que a los gobiernos se les complique al grado de casi imposibilitarlos el controlar el flujo de información, sin embargo la realidad nos demuestra lo contrario ya que la mayoría de los gobiernos de manera muy inteligente aprendieron a esquivar la libertad que el Internet traía consigo. Paises como China y Rusia que han manejado el crear sus propias empresas estatales de comunicación para manejar la censura y atacar al periodismo en segundo plano.

Esta censura no es algo nuevo puesto que se convertió en un mecanismo de plagio entre varios gobiernos, este consistía en inspeccionar a profundidad el contenido de los periodicos, revistas, libros y demas medios de información para suprimir o alterar a su beneficio la información que consideraban “aceptable” de hacer llegar al pueblo.

A medida que la era digital se desarrolla y con ella las crisis políticas y económicas, los gobiernos han generarado nuevos medios de defensa, silenciar la información por medio de adquirir en  secreto empresas privadas de comunicación ¿Bastantes listos no?

no-funciona-internet-problemas-soluciones-istock-640x427

Es un hecho que la información, las redes sociales, y el internet son las nuevas joyas perdidas en las cuales los píratas y las guerras se basan, no vayamos tan lejos, el reciente conflicto generado entre Sony y Corea del Norte a quien a pesar de no lograr demostrarse responsabilidad alguna, es bastante obvia la acción.

Lo que nos lleva a otro punto, objeto de nuestra materia ¿Y que hace el derecho en estos casos? Las estrategias empleadas en estas adquisciones se encuentran tan desactualizadas que al derecho le es extremadamente seguir la pista. Debido a que no existen pruebas que conecte de firma directa a los fondos gubernamentales o a las evidentes irregularidades en las operaciones. Con ello recalcamos lo qeu hace poco les comentabamos en una nota, la urgencia en actualizar la legislación a manera de adecuar una mejor protección a la independencia y liberta quer periodistas y paises han perdido .

Un ejemplo d e libertad perdida es Venezuela, quien tiene un largo historial de acosos, detenciones y palizas a periodistas, que además están expuestos a continuas demandas por difamación. Los funcionarios suelen recurrir a los medios de comunicación estatales para vilipendiar a determinados periodistas o publicaciones. Los reporteros saben que corren un gran riesgo personal si escriben sobre la corrupción o sobre la escasez de productos básicos —desde papel higiénico a medicamentos o alimentos esenciales—. En un sondeo realizado por la rama venezolana del Instituto de Prensa y Sociedad, que defiende la libertad de prensa, el 42% de los periodistas consultados afirmó haber sido presionado por funcionarios de la Administración para cambiar un artículo.

Si bien es cierto que a mayor censura es inmenente que con ello se creen nuevas presiones hacia los gobiernos para que ellos rindan cuentas mediante transparencia, y brindando acceso a al información publica. Por cada objeto de censura se crea a la par y a la misma velocidad gente dispuesta a correr el riesgo y oponerse a aquellos gobiernos que afirman tener la única autoridad cual buen monarca de determinar la historia, si bien es la era tecnológica ¿No estamos regresando a las dictaduras y tantas monarquías que a lo largo de la historia se ha pretendido erradicar?

Es un hecho que Internet tiene la facultad de re-disribuir el poder y es un hecho que será la herramienta por medio de la cual se escribirá una nueva historia, en la cual es necesario una actualización tanto en tratados internacionales como en gobiernos que tenga como objeto regular esta situación y con ello es un hecho que la censura crecerá y disminuirá a medida que la innovación tecnológica y deseo de libertad choquen contra aquellos gobiernos quienes se encuentran empeñados en una monarquía centrada en controlar a sus ciudadanos comenzando por lo que manipulando todo aquello que puedan escuchar, leer o ver.