Acaba de iniciar el 2018 y ya han demandado a la multiplataforma empleada para la reproducción de música vía streaming, por violar derechos de autor, le exigen un pago de mil 600 millones de dólares.

El sello discográfico de Tom Petty y Neil Young es quien tiene interés de que Spotify cubra la cantidad, de acuerdo a la descarga y reproducción de títulos cuya autoría les corresponde.

Wixen Music Publishing es quien posee los derechos editoriales de artistas como Tom Petty, Neil Young, Rage Against the Machine y Weezer, entre otros. Y en la demanda presentada el pasado 29 de diciembre ante una Corte federal de California, se pude apreciar que reiteran el hecho de que Spotify no posee licencias para distribuir su música, y mucho menos han cubierto la obligación de otorgar a los autores ganancias por concepto de regalías.

Tom-Petty-en-Spotify-700x394

“Mientras que Spotify se ha convertido en una compañía de miles de millones de dólares, los compositores y sus editores, como Wixen, no han podido compartir justa y legítimamente su éxito, ya que Spotify en muchos casos usó su música sin licencia y sin compensación”.

Este no es el único asunto, pues desde mayo de 2017, la compañía está negociando una compensación de 43 millones de dólares a los compositores David Lowery y Melissa Ferrick por hechos muy similares.

La actividad que realiza la aplicación es de comunicación, reproducción, distribución y divulgación de obras musicales, hecho por el cual requiere de diversas licencias para poder realizar su actividad.

El otorgamiento de autorizaciones debe realizarse por escrito, pues debe quedar constancia de tal hecho, y deberá, dentro de sus cláusulas, prever a favor del autor un porcentaje razonable de ganancias por la explotación de las creaciones.